Tecnología

Elegir adecuadamente un servicio a domicilio para personas mayores

Asturias es una comunidad muy envejecida. Tanto en los entornos rurales como en las ciudades, podemos apreciar un gran número de personas mayores. En muchos casos con el paulatino envejecimiento, ciertas tareas que antes no implicaban esfuerzo, pueden convertirse en ahora en tareas tediosas.

La mayoría de estas personas suelen necesitar algún tipo de cuidado largo plazo. En la mayoría de las ocasiones dependen de la ayuda de algún familiar, pero aproximadamente un pequeño porcentaje recibe ayuda a domicilio especializada. Estos servicios ayudan al paciente a mantener su autonomía y a sentirse seguro en su hogar.

Encontrar y gestionar la ayuda externa puede ser una tarea estresante y llevar mucho tiempo, sobre todo para aquellos que están empezando a pensar en obtener los beneficios de estos servicios. Es importante que confiemos en el profesional que vamos a contratar, que sea competente y que tenga las habilidades correctas. Pero también queremos a alguien con quien el usuario se sienta cómodo, ya que es él quién pasara mucho tiempo con el cuidador.

Para evaluar el tipo de atención que necesita una persona, debemos tener en consideración las necesidades particulares y médicas de la personas mayor. Generalmente existen dos tipos de asistentes en el hogar:

  • Los cuidadores de salud en el hogar: brindan atención médica básica, como el manejo y recordatorio de medicamentos, el control de la presión arterial, cuidado personal, ayuda con las tareas domésticas, las necesidades personales o simplemente ofrecer compañía.
  • Un asistente médico, que se encarga de dar una atención médica especializada. Esta puede ser la opción correcta si el usuario tiene una enfermedad, discapacidad y/o necesita cualquier tipo de atención médica. De lo contrario, un cuidador de cuidado personal, pude ayudar en las tareas cotidianas como ayudar a bañarse, comer, vestirse o hacer las tareas de la casa.

Las personas mayores a menudo pasan mucho tiempo a solas en casa, especialmente las que no conducen o viven lejos de sus familiares. Esto puede llegar a afectar su estado anímico, fomentando muchas horas de soledad. Los profesionales de ayuda a domicilio también puede ofrecer servicios como acompañante, alguien con quien compartir comidas y hacer actividades, incluso  alguien con quien hablar durante el día. En el caso de las personas con demencia, que pueden estar físicamente sanas pero que no pueden ser dejadas solas, también pueden beneficiarse de la atención de acompañantes. El objetivo es mejorar y prolongar la calidad de vida de los más mayores.