Internet,  Tecnología

El botón Compartir de PlayStation 4 cambió la forma en que jugamos juntos

Hizo que el juego fuera realmente social

Ya nadie juega solo. Ese nunca ha sido estrictamente el caso, de todos modos. Los videojuegos siempre han sido relativamente sociales, pero ahora más que nunca, y parte de esto se debe a que los videojuegos son más accesibles – ¡los teléfonos inteligentes son pequeñas consolas! – pero otra parte es que los juegos son más visibles. Se vuelven virales como todo lo demás. Esa segunda parte, sin embargo, es relativamente nueva. Los juegos son más visibles porque la forma en que los compartimos ha cambiado. Y una gran razón para ello es la PlayStation 4.

Todo comenzó con el diseño de la consola. En 2010, según nuestros amigos de Polygon, sus diseñadores decidieron hacer del compartir una parte clave de la arquitectura del sistema. En una entrevista en 2018, el diseñador Toshi Aoki dijo que un botón dedicado a compartir era algo obvio y fácil de entender. «Pero más que eso, es un mensaje para el lado de la PlayStation, que los usuarios pueden compartir, conectarse, mostrar a otros jugadores sus momentos épicos. Simplemente encajaba», dijo. Y en ese momento, eso no era fácil de hacer sin una gran cantidad de tecnología costosa. Aoki y el resto del equipo decidieron rediseñar el controlador DualShock de PlayStation como la mejor forma de adaptar las nuevas funciones para compartir de la consola. Se deshicieron de los botones Iniciar y Seleccionar y los convirtieron en «Opciones» y «Compartir», respectivamente. Fue una revolución silenciosa. («El chiste es que Start nunca comienza el juego y Select no selecciona nada», dijo Aoki a Polygon).

Esto es lo que hace el botón: cuando presionas Compartir en el mando, aparece un menú que te permite subir capturas de pantalla o clips de vídeo del juego directamente a tu plataforma favorita, compartir tu pantalla / jugar virtualmente con otra persona en una PS4 diferente con Share Play, o transmitir tu juego directamente a sitios como Twitch. Todas estas características (que estaban absolutamente adelantadas a su tiempo) han pasado a ser consideradas como estándar y casi con toda seguridad aparecerán en la próxima generación de consolas, que saldrán a la venta el próximo otoño.

Incluso Nintendo incluyó un botón de compartir similar en el Switch. (Hay que recordar que el 2010 fue antes de Minecraft, antes de Fortnite, antes, en otras palabras, del auge de los juegos verdaderamente sociales.) Al mismo tiempo, el live-streaming estaba en su infancia: Justin.tv no se convertiría en Twitch hasta dentro de un año, y YouTube Live sólo tenía unos pocos años.

Y ahora, los juegos están hechos específicamente para ser compartidos. Algunos de los juegos más importantes de Sony, como Spider-Man de Marvel, Horizon Zero Dawn y God of War, entre otros, incluyen modos de fotos robustos diseñados explícitamente para que los jugadores los compartan.

Más que nada, el acto de compartir ha definido la Web 2.0. Su promesa es lo que nos ha llevado a todos a los servicios ostensiblemente gratuitos que los gigantes de Internet mantienen, y es lo que ha dado a esas mismas corporaciones su poder desmesurado sobre nuestras vidas.

Realizar tus gustos en público también se ha convertido en una gran parte del discurso en torno a los videojuegos, al menos en línea. Es una forma de que la gente se encuentre. Esto se debe en parte a la tendencia profundamente humana de clasificar en grupos, pero también ocurre con más frecuencia ahora porque es mucho más fácil encontrar gente como tú en línea.

La promesa de Internet era que no tendríamos que estar tan solos. Y en su mayor parte, lo ha confirmado. El botón Compartir de PlayStation 4 es un recordatorio de cómo Internet ha dado forma al mundo a su imagen.